El huracán

Ya lo veis, no pudisteis conmigo. Es cierto que me alejé. Dicen que la mejor manera de empezar de cero es alejarse un tiempo. Pero no os eng...

Ya lo veis, no pudisteis conmigo.
Es cierto que me alejé. Dicen que la mejor manera de empezar de cero es alejarse un tiempo. Pero no os engañéis, no habéis podido conmigo.
Aunque escribo esto desaparecida. Sin que nadie sepa donde estoy. Aunque solo cuento con los cinco que han estado siempre. Aunque he llorado, gritado, sufrido...No habéis podido.
¿Sabéis una cosa? Nunca pensé que podría salir de esta. Tampoco voy a subirme demasiado, aún no he salido del todo. Pero esto a vosotros no os importa. Lo que queria deciros es que he vuelto, para quedarme.
Tampoco pensé que pudiera llegar a agradecer a esas personas que me han jodido tanto durante estos años, que me han quitado la alegría, la ilusión, que me han quitado a Irene, que gracias a ellos hoy soy quien soy. Algo más desmejorada, algo más distante y algo más aturdida pero aquí estoy. Nadie ha podido conmigo, ni podrá.
Sería engañarme a mi misma si dijera que no lo he pasado mal. (Si, por un tiempo conseguisteis tenerme por los suelos, pero ni aún así conseguisteis pasarme por encima).
En este tiempo me he dado cuenta de quién vale. De quien estuvo, de quién dijo que estaría, y de quien está. Y solo me queda dar las gracias.
Gracias.
A los hijos de puta que me tuvieron en la mierda, que me trataron como la mierda, que me hicieron sentir como la mierda. Chicos, gracias. Hoy os devuelvo vuestra mierda, cuidado, no os atragantéis.
Tengo que deciros que habéis fracasado. Vosotros, no yo. Por que yo nunca fracasé, nunca fui lo que me hicisteis creer que era. Ya me diréis lo que se siente.
Al fin y al cabo todo son etapas, no es malo pasar página (O puede que sí lo sea si te obligan a pasarla con una pistola apuntándote en la sien, ¿eh? tu lo sabes bien) En fin. No he venido aquí a enrrollarme con mierdas que no le importan a nadie. Sólo vengo a contar mi regreso.
Es increible esto de sacar la cabeza de la mierda y volver a respirar aire puro. Es casi irreal. Mi mayor deseo hace unos meses era volver a ser lo que era, pero me equivocaba. Nunca más seré aquella niña ingenua que soñaba y jugaba a ser princesa. Nunca más. Ahora, después del hurcán, a la princesa le toca sacar las armas y ser quien verdaderamente quiere ser, aunque mucha gente no quiera verlo.

You Might Also Like

0 Sentimientos

Flickr Images