Donde el amor solo sabe a desastre...

Hoy mis musas se han revolucionado, ha llegado el invierno y ahora es el frío el que acompaña a mi corazón y no tu. Te has ido, mis ojeras t...

Hoy mis musas se han revolucionado, ha llegado el invierno y ahora es el frío el que acompaña a mi corazón y no tu. Te has ido, mis ojeras te aman por traerlas aquí, me estoy consumiendo como un simple cigarro, como el último bolígrafo que escribe las letras que jamás leerás. Lo único que queda en mi copa es la poca agua del hielo derretido, está sonando mi canción preferida del mes y mis latidos acelerados la acompañan. Mis uñas están pintadas de rojo para poner un poco de color a todo este gris, estoy recordándote tumbado a mi lado, susurrando que me quieres.
Me han traído los recuerdos de un manotazo, y escogí la botella, pero no lleva ningún mensaje. Puse de excusa que era el humo lo que no me dejaba ver tu amor, pero cariño, no había amor. Era la típica que veía las cosas y me auto convencía de tus mentiras, la luna me dice que no mereces las veces que lloro, no lo mereces, no mereces ni uno solo de mis despistes, ni mis cosquillas de por la tarde, ni estar a mi lado en los momentos buenos.
Tu inicial ya no queda bien en mi piel, y cuando me preguntan siempre respondo que mis ojeras eran por alguien grande, por noches sin dormir. Pero amor, ahora te has hecho pequeño, y yo me hice pequeña por ti.
Como la manía de llamar al masoquismo amor, o verte cuando pongo esa canción que no habla de nosotros, pero siempre que gustaba pensar que así era. Pero ahora ya es distinto, el insomnio ya no es por verte, ni el dolor por tus ojos. Mis ojos rojos del polvo, o eso digo cuando me preguntan, por que es complicado reconocer que cuando pasas; lloro.
Y, entonces, escribí sólo para no morirme por que aún sigo preguntándome si no echas de menos que te diga te quiero desde la parte más sincera de mi corazón, que ya no te pertenece. Puedo decirte que ayer me dolía, incluso me quemaba, pero hoy ya no importa si no estás. Volví a empezar de cero en el puto agujero en el que me dejaste y, cariño, he construido un palacio sobre los escombros.
Sólo te pido que no vuelvas, o recaigo de nuevo. Que este invierno es más frío que otros, y estoy segura de que la temperatura exterior no ha cambiado.


                                         





   ...y los buenos recuerdos que teníamos juntos acabaron siendo puñales.


You Might Also Like

0 Sentimientos

Flickr Images