Querido 2013...

¿Qué puedo decir de ti, querido 2013? Poco a poco te vas terminado, y creo que ya va siendo hora. Recuerdo lo bien que comenzó este año para...

¿Qué puedo decir de ti, querido 2013? Poco a poco te vas terminado, y creo que ya va siendo hora. Recuerdo lo bien que comenzó este año para mi, recuerdo aquella noche vieja rodeada de amigas y de seres queridos, recuerdo lo bien que me lo pasé, recuerdo lo mucho que reí, y las inmensas ganas que tenía de comerme el mundo aquella noche. El año comenzó genial, lo se. Eso no puedo negarlo, creo que fue la mejor noche vieja de toda mi vida. Los meses transcurrían y las cosas iban muy bien, recuerdo todas las risas con aquellas personas tan importantes en mi vida. Recuerdo aquel Febrero tan bonito, recuerdo lo mucho que me gustó volver a ver a algunas de mis mejores amigas, y recuerdo aquel carnaval, que corto, que intenso, que divertido fue. También recuerdo aquella primavera, tan extraña como preciosa. Entonces llegó él. La primavera la sangre altera, y a mi me la alteró mucho. Que bonitos meses aquellos, ¿Eh? Recuerdo lo mucho que me gustaba volver a casa y, aunque acabara de verte, tener aquel whattsapp tuyo diciéndome que me echabas de menos, que precioso era aquello, y que poco duró. Cuantos llantos, cuantas risas, cuantos momentos de valor incalculable, creo que fue la mejor primavera sin duda. Y se por que fue la mejor, por que estaba él. Estaba él con sus miradas, con sus sonrisas, con sus palabras, estaba él haciéndome sonreír y, como siempre, dejándome sin respiración. Todo era tan efímero, tan natural, tan bonito que parecía mentira. Y al llegar el verano, en eso se convirtió, en una mentira. Pero el verano siempre está bien, o eso dicen. Recuerdo este verano y guardo momentos de este en mi corazón y nunca los voy a sacar de él. Recuerdo aquella fiesta que montamos en mi casa, también recuerdo la llegada repentina de mis padres y aquel olor a malibú que no se iba ni con el olor a lluvia, ¿Por qué llovía tanto en pleno mes de agosto? No se, pero fue el mejor día del verano, con personas increíbles. También recuerdo aquellas noches en las que lo único que buscábamos era diversión, aquellas madrugadas contándonos secretos, contándonos cosas que nunca habíamos contado a nadie. En aquellas madrugadas me di cuenta de lo importante que era esa amistad para mi, de lo importante que es tener a alguien como ella en mi vida, de lo bonito que es poder confiar así en alguien. También recuerdo mi llegada a aquel lugar, yo, "la nueva", que bien me lo pasé, cuantas risas y cuantas noches de verano que se convirtieron en mañanas de verano y al llegar a casa terminaron siendo bronca de verano, que divertido era escaparse cuando tus padres te creían durmiendo, y que arriesgado era volver a las siete de la mañana sin despertar a nadie, creo que fueron los mejores meses de mi vida, verano, bendito verano. También recuerdo los días que pasé con ella, recuerdo las trastadas que hicimos y lo mucho que nos reímos después de haber estado desde Febrero sin vernos, también recuerdo todas las veces que montamos una guerra de agua por la cara, y, por desgracia, también recuerdo el día en el que ella tuvo que marcharse, y lo mucho que lloramos. Por recordar, también recuerdo aquel día en el que fuimos a la parada del bus a por una persona muy importante para nosotros con una pancarta, y lo mucho que disfruté aquella semana, la última de verano. Recuerdo las despedidas, los lloros, y lo mal que lo pasé al pensar que no les volvería a ver hasta el verano que viene. También recuedo el día que volví a mi ciudad después de tres cortos pero intensos meses, recuerdo lo mucho que me gustó volver a ver a mis amigas y amigos, y, por supuesto, lo mucho que me gustó volverle a ver a él. Recuerdo que septiembre empezó mal, recuerdo lo mal que lo pasé cuando a mi abuela materna, la cual tiene alzheimer, le dio un infarto cerebral. Pensaba que se iba, pero no, recuerdo que lloré, y recuerdo lo mucho que me alegré al saber que estaba bien, por que es una luchadora, y siempre lo será. También recuerdo mi cumpleaños, que falta me hacían algunas personas, mi cumpleaños siempre ha sido un día especial, por que mi abuela paterna cumple años el mismo día. Recuerdo que este año me llamó primero ella para felicitarme, y luego nos estuvimos contando batallitas un buen rato por teléfono.Recuerdo lo bien que me lo pasé con mis amigas, recuerdo lo pesado que se me hacía levantarme cada día para ir a clase, y lo odioso que era tener que madrugar. Recuerdo cuando empecé a patinar, pensaba que me iba a matar, en cambio no. Puestos a recordar, también recuerdo aquella llamada, aquel domingo a medio día, en la que nos dijeron que mi abuela paterna estaba ingresada en el hospital, pero que no era nada grave. Ella estaba en otra ciudad por que pasa el verano con mi tío, recuerdo lo mal que me sentó no poder ir. Pero al cabo de un mes ella volvió a mi ciudad, y eso me encantó. Tenía tantas cosas que contarle que buf, me encantaba tenerla en casa. Iban pasando los días, recuerdo cuando fui a Zamora y volví en autobús, recuerdo que en Madrid, en la estación de autobuses, me estaban esperando tres grandes amigos, recuerdo lo bien que me lo pasé esas dos horas, ya que gracias a ellos muchas de mis sonrisas han sido posibles, recuerdo la dura despedida, y también recuerdo las ganas que tuve de volver a verles en el instante en el que me subí al autobús. Recuerdo aquel Martes, en el que mi abuela paterna volvió al hospital, recuerdo lo pesado que era estar ahí, y cuando ya llevábamos casi un mes allí, le dieron el alta. Recuerdo que pensé "de ahora en adelante, todo irá mejor". No sé por que pensé eso, la verdad. Recuerdo que, tres días después, el 8 de Noviembre del 2013 en mi casa hubo mucho alboroto, mi abuela estaba pachucha otra vez, recuerdo que ese día yo tenía una excursión al cine, que bien me lo pasé ese día, recuerdo que le dije a mi abuela antes de irme "Pórtate bien yaya, hasta luego" y, para mi sorpresa, no hubo hasta luego. Recuerdo aquellos ojos llorosos de mi hermano, y recuerdo como noté que me ocultaban algo aquel día. Recuerdo ese instante en el que cogí el móvil y tenía aquel mensaje de "Lo siento por lo de tu yaya Ire, si necesitas algo aquí estoy" Recuerdo que me quedé sin palabras. Recuerdo como me lavé la cara y salí de casa, y recuerdo como me derrumbé cuando se lo conté a mis amigos y todos me abrazaron. Recuerdo aquel frió tanatorio, y recuerdo lo mal que lo pasé en el camino hacia Gandia. Ojalá hubiéramos estado en Gandia hace poco contigo, ¿Eh, yaya? Recuerdo las caras de pena que ponía la gente al verme, recuerdo que lo pasé mal. Recuerdo lo dura que fue esa semana, y lo duro que está siendo hasta ahora.
Recuerdo lo bien que comenzó el año, y veo como poco a poco va empeorando, y se que no se puede hacer nada para remediarlo, se que hay personas que no volverán, se que hay cosas que podría haber cambiado y se que quizá hay cosas que todavía puedo cambiar, pero, este año ha sido diferente, ha sido extraño, y, la verdad, tengo muchísimas ganas de que termine, por que siento que ya no puedo con él.
Querido 2013, has sido un auténtico cabrón. Así que, por favor, no tardes en irte.
2014, tengo fe en ti.


You Might Also Like

1 Sentimientos

  1. Me ocurre lo mismo, empezó siento un gran año y poco a poco como quien va envenando a un cuerpo, ha ido envenándome a mi con tanta mierda y tantas tristes lágrimas. Siento mucho tus pesares, tus malos ratos e incluso siento haber leído esto porque creo que es mucho mas personal de lo que cualquiera cree. Es como un pequeño recordatorio hacia ti misma de todo el año y es mas tuyo que de nadie.
    Mucha suerte con 2014.
    Ali

    ResponderEliminar

Flickr Images